14 de septiembre de 2010

La importancia de un olor

Desde pequeña una de las cosas que más me gusta es almacenar olores. 

Seguro que todos en algún momento lo habéis hecho. Cada recuerdo de nuestra vida va unido a un olor diferente que es capaz de transportarnos exactamente a esos momentos vividos en un abrir y cerrar los ojos. 
De repente tengo 6 años y estoy cogiendo "bichos bola" rodeada de lavanda.  El olor de los creps me recuerda a las tardes de verano por el paseo con mis amigas y después de un largo día de playa, el olor del suavizante en la ropa de mi yaya... Bueno y tantos otros que forman parte de la historia de mi vida que sería imposible resumirlo en un solo post.



¿Que por qué os cuento esto? Porque opino que los olores son muy importantes y las marcas bien lo saben.

Hace poco os hablaba de unos "plaids" con olor y hoy le toca el turno a las velas perfumadas del Arts de Barcelona.

Este hotel tiene ahora una fragancia propia creada por Rami Mekdacho un diseñador afincado en París.
La idea es que los clientes se sientan identificados con su olor y de paso con el hotel .



Está compuesta de almizcla, madera de cedro y sándalo, incienso flor de iris  patchouli y notas de vetiver (literal). Este olor está por todo el hotel y lejos de ser empalagoso, le da personalidad.
Mekdacho cree que todo lugar que se precie debe tener su propio perfume, ¡como las personas!Y yo qué queréis que os diga, estoy con él.

Adoro por ejemplo los olores de tiendas como UTERQÜE o Blanco. He llagado a preguntar si se vendía la colonia, pero no... Sin embargo hay otras que por su (mala) ubicación huele a alcantarilla y eso hace que identifique la marca con el mal olor y por eso evito pasar.

Y para vosotras, ¿cuál es vuestro olor favorito? ¿Os gusta perfumar la casa?



4 comentarios:

Sahakiel dijo...

Ostras, es que el cerebro olfativo es muy poderoso; capaz de rememorar recuerdos mejor que el visual. Yo creo que uno de los olores que más me gustan y recuerdan a mi infancia es el de las naranjas; mi yaya solía tener naranjas en verano en la cocina, y jugábamos al dominó siempre oliendo esa fruta... me encantaba!

NÓIS MÉMO dijo...

Zzahar y flor de loto... esencias ejipcias de calidad que adoro poner en un quemador. ¡Y el incienso natural!

Almudena dijo...

Los olores pueden devolver a nuestra memoria... lugares, momentos, personas...
Hay perfumes que me recuerdan unos momentos, unos veranos, unas fiestas, unas amigas, unos novios, unos trabajos, y oliendolo parece que me teletransporto, porque me veo en ese mismo momento, con esa misma gente y recordando todo con total nitided.

Pero lo que más recuerdo y nunca nunca nunca se me olvidará será el olor a cesped recién cortado, me lleva a los veranos de cuando era pequeña, me levantaba pronto a ver los dibujos y esperaba paciente a bajar a la piscina.




Across The Universe

Sergi dijo...

Realmente un perfume puede hablar de la esencia de alguien, de su forma de ser. Aunque también está en las cosas, por ejemplo: el olor a mar me recuerda a mi ciudad y a mis raíces. También recuerdo el olor del colegio aquel primer dia, el olor a frío de Londres... De todos modos, no hay duda de que el olor que prefiero es el olor a perfume de la chica a la que quiero...